El pozo se ha construido y puesto en funcionamiento en el terreno de una ancianita muy pobre, cumpliendo así una doble necesidad:

 

  • El barrio tiene agua. Las niñas de 11 años ya no cargan cubos con 5 kg de agua sobre sus cabezas desde el pozo más cercano que encuentran hasta sus casas, recorriendo a veces muchos km andando.

 

  • La anciana concede el uso del agua gratuito a los habitantes del barrio. Para la subsistencia de su hija y la suya propia, cobra un pequeño alquiler por el uso del pozo a extranjeros y arquitectos, que elaboran  ladrillos   para la construcción.

pozo