Kassumay es una organización sin ánimo de lucro de ayuda al Senegal. Nuestros proyectos están destinados a mejorar la vida de las comunidades senegalesas y en particular a luchar contra la desigualdad de género y ofrecer a las mujeres las mismas oportunidades para su promoción social y económica. En línea con el Objetivo 5 de Desarrollo Sostenible de la ONU “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”, Kassumay trabaja en diferentes actividades para apoyar a la mujer.

Mejorar su inserción en el mercado laboral

En África, las mujeres son el centro de la acción fuera y dentro del hogar. Su posición social provoca que se las relegue al cuidado de la casa y de los hijos. Desde la ONG, tratamos de favorecer y fomentar la igualdad de género. Una forma es la elaboración de planes de formación para la inserción de las mujeres en el mercado laboral. De esta forma, les otorgamos un poco más de independencia económica y social de sus núcleos familiares. En el barrio de Mbour, las mujeres se reúnen cada semana para poner en común los retos a los que se enfrentan día a día, y ver cómo pueden ayudarse unas a otras. Un conjunto de ellas se formaron, con la ayuda de la ONG, para obtener el certificado oficial de maestras y actualmente, son las maestras de la escuela Kassumay y Sonatel.

Taller de costura

Kassumay también forma a mujeres del barrio de Sonatel en la costura y confección de prendas de ropa. Este proyecto comenzó con una sola máquina de coser. La fundadora de Kassumay, Leticia Valera, le llevó este utensilio a Mushu, y lo demás es historia. Desde entonces se han abierto nuevos talleres y hemos podido llevarles más máquinas para posibilitar la entrada de otras mujeres. El último taller que inauguramos el año pasado fue el de Pikine en Dakar.

Gracias a la ayuda de Fundación Bancaja, este taller se pudo ampliar para crear 10 nuevos puestos de trabajo. Actualmente, cosen en un local de 70 metros cuadrados con nueva maquinaria y material para confeccionar las prendas.

Fatou es la responsable de uno de los talleres, mantiene viva la actividad y siempre lleva la voz cantante. Esta mujer senegalesa prestó su casa durante la construcción de la Escuela Kassumay para que los niños siguiesen asistiendo a clase. Al tiempo, su casa se derrumbó y logramos volver a darle un hogar digno, reconstruyéndolo.

Bienes materiales

Las mujeres también necesitan de materiales para realizar actividades como la agricultura o el envasado del grano. Kassumay abastece en varios barrios estas necesidades. Por un lado, a través de la compra de semillas para el cultivo propio, y por otro, a partir de la educación en el buen uso de estos cultivos para aprovechar al máximo su potencial. Aquí aprenden la selección de las semillas más adecuadas para cada época del año, como la manipulación y conservación del grano y las medidas higiénicas necesarias.