Desde Kassumay, uno de nuestros objetivos principales es la protección de la mujer. El número que muere a causa de complicaciones en el parto sigue siendo muy elevado. A partir de la construcción y dotación de una Maternidad en Mbour, hemos podido reducir notablemente esa tasa de fallecimiento en la ciudad.

El proyecto se ubica concretamente en el barrio de Mbour Maures, con una población de alrededor de 10.000 habitantes. Este dispensario médico es la única ayuda sanitaria a la que tienen acceso. Nuestro centro de maternidad ya cuenta con nueve voluntarios de Kassumay, así como dos médicos y dos comadronas que atienden los alumbramientos en dos paritorios.

centro-maternidad-mbour-kassumay

El centro de Maternidad asiste a las mujeres para reducir las complicaciones en el parto.

Desgraciadamente, la cifra de mujeres que mueren durante el parto sigue siendo muy alta en todo Senegal. Todavía hoy se trata de una de las principales causas de fallecimiento en el país.

El embarazo en Senegal

Tanto la situación de pobreza como las creencias culturales y la discriminación de género agravan la tasa de muertes. Las mujeres no pueden ejercer sus derechos reproductivos y como consecuencia, su salud reproductiva se ve en peligro, viviendo situaciones que ponen en peligro su vida. En Senegal, solo el 10,3% del presupuesto nacional se destina a Salud y la asistencia sanitaria solo está presente en el 27% de los partos que se producen en el país.

Hay una falta de profesionales de la medicina que no permite la extensión de este servicio esencial. La gravedad es tal que, solo hay un médico por cada 70.893 senegaleses. A su vez, se le añaden otros problemas de recursos que impiden una buena salud y un ambiente higienizado y seguro para los partos, como la escasez de agua potable o la necesidad de más centros sanitarios a los que pueda acceder la mayoría de la población.

La mayoría de fallecimientos se producen a causa de complicaciones en el alumbramiento. Sin embargo, son condiciones que se resolverían fácilmente si dispusiesen de todos los recursos necesarios. Las cuatro principales causas directas de muerte son hemorragias intensas, infecciones y trastornos hipertensivos del embarazo. El parto obstruido es la cuarta cuestión responsable en un 13% de los partos. La situación se agrava con la posibilidad de contagio de enfermedades extendidas en la población como el VIH, la anemia, el paludismo o patologías de tipo cardiovascular.

Las complicaciones en el parto

Además de la elevada tasa de muerte, las consecuencias de la falta de atención especializada en los partos son transcendentales para la comunidad senegalesa. Por un lado, el fallecimiento infantil. Por cada 1.000 niños que nacen, 200 mueren en la primera semana de vida. Las supervivientes sufren graves secuelas generadas por las complicaciones del alumbramiento, principalmente la fístula obstétrica, una condición que se produce cuando los tejidos blandos de la madre se ven comprimidos por la cabeza del niño. Esto provoca una necrosis que termina generando un agujero entre la vagina y el uréter o el recto, y que les causa incontinencia urinaria, fecal y diferentes infecciones en la piel. El rechazo de la comunidad, en la mayoría de casos, es instantáneo.

Por último, la ausencia de personal especializado también provoca mutilaciones genitales en las niñas, una práctica que desde Kassumay intentamos erradicar, pero todavía está arraigada en la población de Senegal.

Desde nuestro centro de maternidad, reducimos las muertes durante el parto y protegemos tanto al hijo como a la madre, ofrecemos una atención sanitaria tras el alumbramiento y en consecuencia, disminuimos la posibilidad de infecciones y fístulas. El proyecto quiere dignificar la figura de la mujer senegalesa tanto en sus respectivas comunidades como en el conjunto del país para acabar con la discriminación de género que sufren y evitar agresiones sexuales.


  • Published: 1 mes ago on 17 diciembre, 2020
  • By:
  • Last Modified: diciembre 17, 2020 @ 10:34 am
  • Filed Under: Noticias